Breaking News
Home / Alcoholismo / Tipos de alcoholismo más frecuentes

Tipos de alcoholismo más frecuentes

El alcoholismo es una de las enfermedades que se presentan con mayor frecuencia en la actualidad, se relaciona con una morbimortalidad elevada y su origen suele ser multifactorial, sin embargo, a pesar de tener claro el concepto de esta condición, se deben tener en cuenta que existen distintos tipos de alcoholismo y por lo tanto distintos tipos de alcohólicos.

Si quieres saber más acerca de esta adicción, te recomiendo leer: Alcoholismo. 

La importancia de diferenciar los tipos de alcoholismo radica en el hecho de que para un correcto abordaje terapéutico se debe saber que tipo esta presentando la persona con el objetivo de poder brindarle la mejor atención posible, tomando en cuenta no solo las manifestaciones que presenta y el tipo sino también los factores predisponentes que tiene el paciente.

Tipos de alcoholismo

Tipos de alcoholismo:

En la actualidad, hay diversos tipos de alcoholismo, los cuales están regidos tomando en cuenta diferentes factores, por lo que, dependiendo de la clasificación, un tipo de alcoholismo, no excluye al otro. A continuación, se mencionan en líneas generales los tipos de esta adicción:

Según la cantidad de alcohol que se consume:

  • Abstemios.
  • Bebedores sociales.
  • Alcohólicos sociales.
  • Alcohólicos.

Según Cloninger:

  • Tipo 1.
  • Tipo 2.

Según Babor:

  • Tipo A.
  • Tipo B.

Según el tiempo de evolución:

  • Alcoholismo agudo.
  • Alcoholismo crónico.

A su vez, el consumo de alcohol, va a determinar, que existan distintos tipos de bebedores o alcohólicos, los cuales se clasifican de la siguiente manera:

Según Jellinek:

  • Bebedor alfa.
  • Bebedor beta.
  • Bebedor gamma.
  • Bebedor delta.
  • Bebedor épsilon.

Según Alfonzo Fernandez:

  • Bebedor excesivo regular.
  • Bebedor alcoholómano.
  • Bebedor enfermo psicológico.
  • Bebedor alcoholizado.

1.- Tipos de alcoholismo según el consumo de alcohol:

La cantidad de alcohol que consume una persona, determinará el tipo de alcohólico que representa, teniendo la siguiente clasificación:

Abstemios:

  • Este es el grupo de personas, las cuales al probar el alcohol, no se sienten a gusto, ya que les desagrada su sabor y sobre todo, los efectos que genera; por tal motivo, es que luego de la primera experiencia, se niegan a su consumo.
  • Dentro de este grupo, también pueden ser incluidos, los llamados no bebedores preocupados, conocidos de esta manera porque aparte de no consumir, intentan persuadir a otras personas que lo hacen, y de hacerles caso, estos también pasan a ser abstemios.

Bebedores sociales:

Este es uno de los tipos de alcoholismo mas comunes, se refiere al consumo de alcohol solo en fiestas o reuniones, en vista de que solo lo hacen para acompañar al círculo social en el que se desenvuelven, casi nunca se producen estados de embriaguez, además de que no son muy tolerantes a dicho estado.

Alcoholismo social

Alcohólicos sociales:

  • Por el contrario, en este caso, la persona consume alcohol y es frecuente el estado de embriaguez, pero a pesar de esto, aún pueden mantener el control de su comportamiento.
  • En este grupo es característico, que siempre van a buscar algún momento sin importar cual sea, para tomar aunque sea una copa.

Alcohólicos:

En este grupo se incluyen a las personas que tienen una gran dependencia a las bebidas alcohólicas, además de que no pueden controlar la manera en la que se comportan, llevando así a un notable desequilibrio en su vida personal, profesional, familiar y de su estado de salud.

A su vez, existe una clasificación, la cual es muy parecida a la previamente descrita, que divide a los consumidores de alcohol en:

  • Abstemios: El consumo de alcohol no se produce más de cinco veces por año y esto se da solo en ocasiones de gran importancia, como bodas, fin de años o cumpleaños.
  • Bebedores moderados: El consumo de alcohol en estas personas, es menos de un litro cuando lo hace, también se incluyen en este grupo a aquellos que se embriagan doce veces en un año, lo que equivale al consumo una vez al mes.
  • Bebedor excesivo: Estas personas consumen más de un litro de alcohol y además presentan estados de embriaguez más de una vez por mes; pero aún así son capaces de controlar el consumo del mismo, solo que su hábito es anormal; suele ocasionar alteración en la coordinación motora.
  • Alcohólico: Estas son las personas que no pueden dejar de consumir alcohol, ya desarrollaron dependencia y por lo tanto no hay control acerca de la cantidad o el momento en el cual toman este tipo de bebidas, es reconocible debido a la gran incapacidad que desarrollan para mantener relaciones interpersonales estables.

Alcohólico

2.- Tipos de alcoholismo según Cloninger:

Tipo 1:

  • En donde el consumo del alcohol viene determinado por la influencia del medio ambiente, es por este motivo que el consumo se realiza con el objetivo de obtener placer o de evitar o atenuar el dolor, siendo entonces una dependencia de tipo psicológica, que se asocia con mayor frecuencia a personalidades ansiosas o del tipo depresivas.
  • Es más común en personas adultas, en donde al principio, el consumo de alcohol se presenta en ingestas puntuales, para luego comenzar a hacerse más seguidas hasta que el periodo de abstemia es muy corto y se llega a la dependencia, pasando así poco a poco a una fase crónica con las consecuencias clínicas esperadas.

Tipo 2:

  • En este tipo de alcoholismo, la dependencia es física, se presenta con mayor frecuencia en hombres y el medio ambiente no tiene que ver con el consumo del alcohol, el cual consiste más en la búsqueda de nuevas sensaciones.
  • Es más común que se presente durante la adolescencia, especialmente en aquellas personas que tienen antecedentes de violencia o problemas con la autoridad, esta caracterizado por no aumentarse el consumo a medida que transcurre el tiempo.

3.- Tipos de alcoholismo según Babor:

Tipo A:

Este tipo de alcoholismo tiene un comienzo tardío, es decir, en etapas más avanzadas de la vida, se asocia con una menor vulnerabilidad por parte del paciente en ausencia de alteraciones psicológicas.

Tipo B:

Este tipo de alcoholismo comienza de forma precoz, caracterizado por un aumento rápido de la cantidad de alcohol que se consume, se asocia con predisposición genética y frecuentemente hay trastornos psicológicos asociados.

4.- Tipos de alcoholismo según el tiempo de evolución:

Alcoholismo agudo:

  • Este se conoce comúnmente como el estado de ebriedad, en donde el paciente presentará cambios en su estado de ánimo que pueden ir desde la euforia a la tristeza, presenta deshinbición y se acompaña de marcha titubeante, náuseas y vómitos.
  • Este es un estado transitorio el cual se presenta luego de beber una cantidad moderada de alcohol o incluso puede ser poca si la persona no está acostumbrada a beber.

Alcoholismo crónico:

Este es el tipo de alcoholismo, en donde la persona consume alcohol de forma habitual y en vista de que lleva tiempo haciéndolo, se comienzan a notar los efectos que produce a largo plazo, como son las alteraciones del carácter y los efectos en distintos sistemas, especialmente el nervioso central.

Te puede interesar leer: Pancreatitis aguda. 

Tipos de bebedores según Jellinek:

Bebedor alfa:

  • Estas son las personas que toman bebidas alcohólicas con el fin de atenuar alguna enfermedad, ya sea psicológica o física.
  • Algo resaltante de este tipo de bebedor, es que aún tiene la capacidad para estar en abstinencia durante un periodo de tiempo, lo que quiere decir que la dependencia no es fisiológica.

Bebedor beta:

  • Este es el bebedor social, por lo que el consumo de alcohol es ocasional.
  • Por periodos de tiempo puede mantener la abstinencia, además de que no se ha desarrollado dependencia.
  • A pesar de que en algunas ocasiones puede beber en exceso, aún logra mantener el control de su comportamiento.

Bebedor gamma:

  • En este grupo está el alcohólico clásico, el cual se caracteriza por presentar pérdida de control producto del consumo excesivo de alcohol, ya que cuando empiezan, no miden la cantidad que consumen.
  • Se relaciona con un inicio precoz y sobre todo, con la existencia de antecedentes de enfermedades psicológicas.
  • La progresión a estadios mas graves ocurre de forma rápida y ya estas personas manifiestan alteraciones físicas y sociales producto de su adicción.

Bebedor delta:

  • A diferencia del tipo de bebedor anterior, este no puede mantener periodos de abstinencia y por lo tanto el consumo de alcohol resulta excesivo.
  •  A pesar de esto, estos bebedores no suelen emborracharse porque casi nunca pierden el control de sus actos.
  • En estos casos, la progresión es lenta.

Bebedor épsilon:

  • No hay dependencia.
  • Se presentan consumos de cantidades excesivas de alcohol por una compulsión, pero lego se alterna con un periodo de abstinencia.

Tipos de bebedores según Alfonzo Fernández:

Esta clasificación es similar a la establecida por Jellinek y es la siguiente:

Bebedor excesivo regular:

  • Son las personas que consumen grandes cantidades de alcohol, pero no llegan a embriagarse.
  • Presentan deshinbición, pero aún así no pierden el control de su comportamiento.
  • Las veces que llegan a embriagarse son precipitadas por influencias sociales.

Bebedor alcoholómano:

  • También conocido con el nombre de bebedor excesivo irregular.
  • En este caso el consumo de alcohol es intermitente, pero cuando se realiza hay pérdida del control.
  • El consumo suele asociarse a alteraciones psicológicas.

Bebedor enfermo psicológico:

Este es el bebedor que solo consume alcohol para poder apaciguar el trastorno de base, que es una patología mental.

Bebedor alcoholizado:

  • Este corresponde al típico alcohólico.
  • Se presentan alteraciones de la conducta, además de patologías que afectan a múltiples órganos.

El alcoholismo es una enfermedad sumamente grave, en donde resulta necesario establecer el tipo de alcoholismo que tiene una persona para saber si se debe intervenir o si el mismo no resulta dañino para ella o para terceros.

Aunque algunas veces, la asesoría psicológica resulta útil y es suficiente para controlar los casos de alcoholismo, en otras ocasiones será necesaria una terapia de rehabilitación adaptada a las necesidades de la persona.

Te puede interesar leer: Adicciones en la adolescencia. 

About Virginia Perez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *